LÍDER
20 febrero, 2018

Logremos el 51% en la primera vuelta

 

Por Virgilio Galvis Ramírez

La felicidad es una condición interna que se produce en los seres cuando alcanzan las metas deseadas y en su interior se autoperciben con bienestar emocional o comportamiento expresado en  un alto grado de positivismo y generador de motivaciones para seguir en la  conquista de nuevos propósitos.

Lamentablemente la  vida es tan corta que mucha gente no alcanza a vivir instantes de felicidad y es la “desigualdad”, para nosotros, la causa mayor de esta injusticia.  No hablamos de dinero; ya todos  sabemos que es un mal necesario que en algo puede ayudar a conseguirla; hago alusión, a las “oportunidades” que muchos seres, en su mayoría ligados a la pobreza, no tienen.  De toda suerte el hecho de tener dinero no se liga directamente con la felicidad… ¡cuántos multimillonarios, sin limites de ostentación, terminan en el féretro del olvido!

Yo los invito a una reflexión que resulte ejemplarizante en el camino de castrar a tanto sinvergüenza que usurpa las oportunidades de terceros, (ricos o pobres) y las utiliza para inescrupulosamente lograr dinero y poder.  No sigamos siendo serviles de tanto corrupto; ya les conocemos y sin embargo, muchos por temor o necesidad, rinden pleitesía.

Llamo a los “millones y millonas”  de seres buenos a que reaccionemos contra esta ralea que en dos palabras “han acabado” con las ilusiones de muchos ingenuos, al ofrecerles “agua en el desierto de sus necesidades”.  Preguntémonos: ¿Cómo un gobierno destruye un país, al utilizar sus recursos para el beneficio de unos pocos? ¿Cómo unos politiqueros sin oportunidad alguna, permiten que se dilapiden miles de millones para vender su ego? ¿Cómo convencer al humilde votante de que con los 60.000 pesos por los que vendió su voto, ayudo a  su futura miseria? ¿Cómo ayudar a entender a muchos que en sus manos está el camino hacia la felicidad?

No tenemos instrumentos de poder, ni herramientas de mercadeo para llegar con estas letras a los muchos que quisiéramos… el analfabetismo y la pobreza bloquean esta oportunidad.

Pensemos en Colombia, no permitamos que se sigan “botando” los dineros del erario publico en segundas vueltas.  Pensemos que las alternativas de muchos candidatos solo vienen con el afán de figuración y nada mas. Si i van dos candidatos mayoritarios con oportunidad presidencial, nuestro voto ayudará a llegar al 51% de los sufragios necesarios para elegir presidente y no habría segunda vuelta.  Candidatos sin opciones: qué bueno sería que pensaran en Colombia y renunciaran por dignidad y ayudaran así a ahorrar nuestro dinero.  Podremos entonces exigirle al elegido que los dineros ahorrados los destine a reducir honestamente las inequidades dando vivienda de interes social a quien verdaderamente la necesite y educación a los pilos que sin capacidad económica quieren llegar a ser. Y muy importante también, para acabarles “la fachada” con la que se disfrazan los millonarios militantes en la izquierda, quienes con demagogia traman al inocente pueblo.

Por la felicidad de los colombianos más necesitados, multipliquemos esa voluntad para que nuestros amigos promuevan la importancia de evitar una segunda vuelta.  Luchemos por la felicidad de todos en especial de los mas nececitados.  La “equidad social” es el mejor camino de la paz.

Imagen principal tomada de: https://goo.gl/x7UjH5

Lo que se está comentando

Comentarios