¿POR QUÉ ESTAMOS COMO ESTAMOS?

XII curso internacional de oftalmología FOSCAL
28 diciembre, 2017
Oftalmología en el estado del arte
12 enero, 2018

Por Virgilio Galvis Ramírez

 

El ser Humano ha convertido el “Camino de la Vida” en una verdadera aventura que explicablemente y sin lógica, privilegia a pocos y lastima a muchos. No es el  haber nacido en cuna limpia la razón que marca un destino; muchos nacidos  en las comodidades que da tener alcurnia y abolengo, solo llegan a ser “Donnadies” en la vida o peor aun, lacras sociales que corrompen el sistema y de otro lado, encontramos  seres humildes y   destechados que  llegan, con gran sacrificios y muchas espinas por el camino, a darle grandeza con transparencia  al mundo; Jesús, hijo de  modesto carpintero, fue un buen ejemplo.

Qué ocurre con el equilibrio social…?  Todo lo explica la inequidad construida por el hombre desde que nacemos. Los ricos quieren ser mas ricos y teniéndolo todo, con avaricia y  por la vía que sea, ansían tener mas y mas.  La clase media sobrevive con angustia ante las necesidades del día a día que nos ha venido imponiendo un Estado corrupto al que ningún impuesto le alcanza para sostener el desbarajuste reinante y los destechados, unos que  demandan del gobierno la obligatoriedad  de su sustento, otros que quieren trabajar, no encuentran la oportunidad para hacerlo y otros  sin oportunidades,  buscan a como de lugar: pidiendo, robando, atracando o matando, conseguir lo mínimo necesario para la supervivencia con el agravante  de que  la mala costumbre se arraiga  haciéndose para ellos  hábito rutinario del vivir.

La autoridad permisiva contaminada  con todo lo malo que tiene ya nuestra “falsa” democracia, los envía a las cárceles, la que  llenas de maleantes profesionales,  a los neófitos los prepara para salir a cometer peores fechorías y su estancia es corta pues por falta de justicia, los términos pasan y quedan el libertad rápidamente  para salir a cometer nuevos atropellos.

Si en los hogares colombianos se infundiera a los hijos  la disciplina  y diera el  severo castigo que se da a los infractores en paises como Japón o Singapur, no existiría la pésima calidad de vida  a que se nos somete vivir.

Violar  derechos inalienables y quebrantar  la obligatoriedad  en el cumplimiento de nuestros deberes  hace parte del desorden social en el que vivimos los colombianos.

Solo aplicando esta sentencia, se corrige cualquier sociedad:

“LO QUE NO ES NUESTRO… ES DE ALGUIEN Y NO SE DEBE TOCAR”

Si la autoridad, llámese como se quiera: padres, tíos, abuelos,  maestros,  policías, etc.; castigaran severamente la toma de lo ajeno, tendríamos una sociedad transparente; pero lastimosamente  esta se derrumba cada día mas, por un Estado en el que sus tres poderes, Legislativo, Ejecutivo y Judicial nos dan a los  Colombianos  el peor de los ejemplos.

La salida no es la propuesta por las FARC: No creo en los “Estados Socialistas” que hablan de la equidad; la historia ha demostrados que en ellos, su dirigencia termina  igualmente podrida, tomándose lo que no les pertenece y con el contubernio de la  clase política y los organismos de control, se acolitan las indelicadezas para así compartir el suculento botín del erario publico que se roban, mientras la clase  media vegeta y los postergados  viven la  miseria.

Soy un demócrata que  como muchos busca hacer algo por el cambio y convencido que no podemos seguir  sin pronunciamiento alguno, acolitando el aberrante camino por el que nos llevan: el abismo

 

Lastimosamente  la base del pueblo colombiano no se entera  de los corruptos entuertos de sus “lideres” y si se dejan engañar con  los pajaritos  “veintejulieros” que pre-electoralmente  les pintan  sobre la “falsa realidad” que irresponsablemente quieren mostrarles de nuestro pais .  Los que no comulgamos  con estas vivencias, somos los mas  y el miedo desmotiva a muchos  por a depravación de la clase política, el propio gobierno y los organismos de control, que convierte a los buenos  en  inermes cobardes ante el poder maquiavélicos de los poderosos que con cualquier artimaña pueda enlodan su honor y sin vergüenza y con descaro  los corruptos que se tildan en la palestra como los buenos para ser  los  redentores de la situación que vive el pais.

 

La unidad hace la fuerza  y creemos que  muchos de Uds. no están viendo la realidad que se vive en nuestra Colombia.

 

No tengamos miedo al cambio; si esperamos a que  todo en el entorno cambie, entonces todo seguirá igual. Valore la calidad de vida que nos están dando quienes nos gobiernan  y reconocerá entonces que un cambio de paradigma es absolutamente necesario en su mente  para que, entre  los buenos, logremos el cambio que  Colombia necesita.

A futuro es indispensable que Ud. como padre o los maestros eduquen  a sus hijos y por qué no, también  a los adultos, mas que inculcar conocimientos,  les enseñemos  a nuestros hijos valores de vida  enseñando los derechos a que tiene como ser humano y  los deberes a que obliga  disciplinadamente ha cumplir.

El  respeto por lo ajeno nace de el Bien Ser, el bien  Hacer, el Bien Estar y el Bien Tener.

El presidente Santos no conoce las palabras verdad y  honestidad! Es un mal nacido colombiano, que nos ha vendido al peor postor y su  sanedrín político por mermelada  le ha alcahueteado todas las lamentables  fechorías que sin  justicia, violan el cumplimiento de toda ley. La gente lo llama “eco” pero en realidad es la vida y si Dios es  justo;  todo lo bueno o malo que  nos ha hecho, se le devolverá; moas tarde  cae el cojo que el mentiroso

Lo que se está comentando

Comentarios