ADIÓS AL AMIGO…… Diciembre 10 de 2017
13 diciembre, 2017
XII curso internacional de oftalmología FOSCAL
28 diciembre, 2017

POR UNA ESPAÑA UNIDA
Por: Virgilio Galvis Ramírez

Mientras se escriben estas palabras, la comunidad autónoma de Cataluña realiza las elecciones convocadas por el gobierno español para elegir los diputados responsables de elegir a su vez al presidente de la Generalitat catalana y secundariamente según sus mayorías, hallar la solución al “follón” suscitado por el referéndum del 1 de octubre.  Conocemos la representatividad de ambas tenencias y solo deseamos a nuestros buenos amigos catalanes un proceso electoral en paz y que, con los resultados que sean, se contribuya a superar la difícil coyuntura actual y les permita continuar la construcción de una sociedad empresarial tan ejemplar, como la que han sido para el mundo.

Algunas reflexiones sobre las diferentes caras de la situación que se vive en la prospera región catalana.  Lo primero es reconocer que la información que se recibe en Colombia, a través de los medios tradicionales, es sesgada según la fuente y de insuficiente profundidad para hacer a un sopesado y balanceado juicio de la realidad. Mucha gente habla sin conocimiento de causa y es la gestora de los grandes chismes.  Tenemos amigos de ambas tendencias y testimonios sobre claras vivencias.  Partimos de una premisa: en nuestro medio todo lo que suene a movimiento independentista, en la mayoría de los casos, es negativo y se asociada a una minoría rebelde y desadaptada.

Cataluña es una comunidad autónoma del estado español que consiguió su reconocimiento como tal en la Constitución promulgada para el país en 1978. Su autonomía sin embargo, por lo que debe tributar al gobierno central y limitarse a recibir “transferencias” del mismo para su funcionamiento, es limitada en los aspectos financieros.  Una de las principales demandas actuales de esta población es que la proporción de lo que recibe contra lo que entrega se percibe como injusta, incluso salvando la necesidad indiscutible de subsidiariedad con las regiones menos prósperas.  Los números respaldan estas afirmaciones y en este momento cualquier persona con una visión neutral estará de acuerdo en que es necesario replantear esta situación y allí se estaría solucionando gran parte del conflicto.

Ya en materia; el sentimiento independentista catalán es una realidad que se ha venido arraigando en buena parte de su población y obedece a motivaciones culturales, sociales y económicas profundas, que se fermentado por los desatinos de un gobierno central que de tiempo atrás no oye el clamor de los políticos, empresarios y ciudadanos catalanes; y para el pueblo esta posición despierta el fanatismo y debe matizarse para no llegar a la búsqueda de la reivindicación por el camino de la rebeldía.

Hoy en día, quienes apoyan la idea de la independencia pueden ser fácilmente mayoría y la conforman los que no comparten la posición asumida por el gobierno central de no conciliar las diferencias, sino jugársela toda por la victoria política contra los independentistas.

Lastimosamente el centralismo de muchos gobiernos para los que solo existe la capital despierta el regionalismo y mueven las multitudes para que vayan a las calles a reclamar los derechos que perciben violentados como sucedió el infortunado 1 de octubre, cuando millones de personas exigían se les permitiera votar y millares de policías enviados de toda España les reprimían su derecho, con unas razones poco claras, respaldados por una institucionalidad bastante cuestionada.

En el mundo actual las fronteras nacionales están más desdibujadas que nunca y unir más que separar, debe ser la sabia consigna.  Una estrategia indiscutible es la de escuchen las demandas de los pueblos y se pacten salidas negociadas a sus peticiones.  Con seguridad la solución más inteligente y menos costosa a este asunto catalán está en una mesa de negociación, para llegar a acuerdo que marquen con equidad y justicia social una hoja de ruta para nuestros amigos de toda España.

Lo que se está comentando

Comentarios