Reconocimiento en la Noche de los Mejores 2017
29 noviembre, 2017
Con impuestos, Santos ahoga el país
8 diciembre, 2017

La desmembración del cuerpo humano por la medicina de los especialistas ha llegado al extremo que, siendo también médicos generales, no ejercen su vocación para ayudar a un paciente en una enfermedad banal sino que atienden la medicina de su especialidad de forma compartimentada y reenvían al enfermo para que otro le mire la uña, la gripa o una diarrea. El tiempo, la tramitología, el cúmulo de normativas y la tecnología llevaron al caos al médico de antes, que atendía integralmente al ser humano y manejaba de igual forma los aspectos de salud pública y solamente en casos de necesidad utilizaba la remisión a los especialistas. Qué ocurre hoy… que un médico general, con 9 años de estudio universitario y horarios hasta de 12 horas de trabajo, ganan mucho menos que una prostituta o un taxista, trabajos dignos pero que no requieren formación intensiva y además les asiste el derecho a escoger el cliente y definir su horario de trabajo.

Hoy los galenos ya ni medicina pueden hacer; deben atender 4 a 5 pacientes por hora, y para cada uno, deben llenar infinidad de documentos exigidos por los entes rectores de la salud en Colombia, que además no tienen la capacidad analítica para revisarlos estadística y epidemiológicamente y mostrar resultados.

El economista Alejandro Gaviria, MinSalud reconocido en el sector por su excelente gestión muy a pesar del nulo apoyo del Presidente Santos y sin el necesario respaldo financiero de MinHacienda, logró la aprobación de la Ley 1438 de 2011 y del Plan decenal de salud pública 2012-2021 como esenciales iniciativas de impulsar la formación de médicos familiares y demás profesionales no médicos en el enfoque de salud familiar y comunitario “con el fin de reducir la brecha en las desigualdades en el acceso a los servicios de salud y aportar a la calidad, integralidad, pertinencia y equidad en salud, en el contexto de la coordinación intersectorial y la gestión territorial”.

La Política de Atención Integral en Salud –PAIS– y el Modelo Integral de Atención en Salud –MIAS–, plantean como principio rector la atención primaria en salud con enfoque de salud familiar y comunitaria, como sujetos de atención, entendiendo que la atención de salud es un proceso continuo que se centra en el cuidado de las familias, y debe preocuparse por la salud de las personas antes que aparezca la enfermedad. Trabaja herramientas para el autocuidado, la gestión y la promoción, y de estilos de vida saludables; fomenta la acción multisectorial y fortalece la responsabilidad familiar y comunitaria para mejorar las condiciones de salud. Bajo este enfoque, las poblaciones son atendidas y acompañadas de manera integral por equipos multidisciplinarios de salud (EMS) vinculados a prestadores primarios con programas de salud liderados por el especialista en Medicina Familiar.

Como resultado de esta política en el país se espera en el mediano plazo, incrementar en forma significativa la disponibilidad de médicos familiares y especialistas en salud familiar y comunitaria en todas las regiones. En 5 años se espera formar 2.000 nuevos especialistas en Medicina Familiar. Y este requerimiento ya ha calado en las universidades como la UDES, UIS y ahora la UNAB para iniciar la formación de médicos especialistas en Medicina Familiar, académicamente capacitados para la formulación de programas de salud.

Santander debe ser pionero y para ellos necesitamos no tanto Bla Bla Bla. Debemos con acelerada diligencia encontrar las propuestas económicas de los próximos mandatarios; identificar las oportunidades de obtener recursos para financiar estas estrategias.

Implementar la Especialidad en Medicina Familiar no es futuro.. es presente. Las autoridades sanitarias regionales y la Universita deben despertar con urgencia a esta nueva y sana realidad.

Imagen principal tomada de http://www.andina.com.pe, https://goo.gl/HGwQRA

Lo que se está comentando

Comentarios